fbpx

Es el Seguro de Responsabilidad, que garantiza a los Administradores y Directivos las consecuencias económicas (pago de indemnizaciones y/o gastos de defensa y fianzas, civiles y criminales) que se deriven de reclamaciones presentadas por causar de forma involuntaria, perjuicios a terceros, derivados de un Acto Incorrecto cometido durante el ejercicio de su labor profesional como consejero, Administrador y/o Directivo de la Compañía Tomadora de la póliza de Seguro.

Ningún Alto Cargo que desee el éxito para su empresa puede eludir la posibilidad de tomar alguna decisión desafortunada que ponga en peligro los activos empresariales, o provocar pérdidas a terceros.

¿Están en riesgo sus activos personales?

Como Consejero Delegado, miembro del Consejo de Administración, o Directivo, cualquier Alto Cargo asume la responsabilidad con sus activos personales. Con el seguro de Responsabilidad Civil de Administradores y Directivos, su empresa puede protegerle de las reclamaciones que pudieran presentarse contra usted, basadas en un presunto incumplimiento de su deber. La cobertura que ofrece este seguro le garantiza la libertad que usted necesita para poder emprender iniciativas empresariales

La responsabilidad civil de los altos cargos

Se ha convertido en un riesgo que también afecta a la pequeña y mediana empresa, en todos los sectores de actividad. Las decisiones que toman los administradores y directivos de empresa resultan cada vez más complejas, en un marco de creciente competencia y una mayor proyección internacional.

Las reclamaciones contra los altos cargos de las empresas

Se están convirtiendo en una práctica habitual, no sólo en Estados Unidos. Estando ahora los directivos más expuestos que antes a reclamaciones por responsabilidad civil.

Con independencia de las dimensiones de una empresa

Los Altos Cargos están expuestos de un modo especial, toda vez que sus decisiones tienen repercusión directa sobre los activos y resultados empresariales.

En situaciones de crisis, como la actual

Los accionistas y los acreedores tratan primero de hacer responsables, a título personal, a los administradores y directivos de empresa.

Aunque la demanda de esta cobertura en el mercado es importante, en entornos de crisis económica, como el actual provocado por el COVID-19, cuando los Administradores, consejeros y Directivos de todas las empresas y entidades se encuentran, más que nunca, en el punto de mira de los accionistas, socios, empleados, proveedores, entidades financieras y, en general, de toda la sociedad, lo que supone una presión adicional en la toma de decisiones.

El Coronavirus y su impacto en los diferentes ámbitos de cualquier compañía podría resultar una nueva fuente de reclamaciones contra los Administradores o Directivos.

Cuestiones como la inacción para proteger la compañía ante el impacto en las ventas o el modelo de negocio o no haber tomado medidas suficientes para proteger a los trabajadores de la compañía, podrían ser reclamaciones a las que los Directivos puedan verse expuestos.

La posibilidad de recibir reclamaciones

Por una gestión ineficiente o inadecuada crece significativamente cuando los socios y accionistas ven disminuir el valor de sus inversiones o cuando los acreedores sufren problemas de cobro. Estas circunstancias socioeconómicas, cuando se producen, son las que aconsejan disponer de un seguro de D&O.

Las demandas pueden provenir

No solo de terceros (proveedores, clientes, síndicos de quiebra o insolvencia, competidores, autoridades fiscales, seguridad social, etc.), sino también de partes pertenecientes a la propia empresa (el titular del seguro de D&O, otros asegurados de la póliza de D&O, filiales, empleados, etc.).

Con esto aumenta el riesgo para los Directivos.

Las decisiones de los Administradores y Directivos conllevan cada vez con más frecuencia, exposición a la Responsabilidad Civil.

Los Administradores se enfrentan, a grandes rasgos, a cuatro tipos de obligaciones:

  • Cumplir la ley.
  • Cumplir los estatutos de la Sociedad donde los Administradores desarrollan sus funciones.
  • Actuar con la diligencia de un ordenado empresario y de un representante leal.
  • Guardar secreto, aun después de cesar en su cargo.

Es, precisamente, del eventual incumplimiento de estas obligaciones de donde nacen las responsabilidades que le pueden ser exigidas a los Administradores y que, de materializarse, van a tener un reflejo económico en el patrimonio personal de los mismos.

El riesgo que se genera en el patrimonio del Administrador por la materialización de cualquiera de las responsabilidades anteriormente señaladas puede transferirse por vía aseguradora, contratando un seguro D&O.

¿Cuál es su ámbito de aplicación?

El ámbito de aplicación del seguro de RC D&O (consejeros y Directivos) es muy amplio, en el sentido de que está destinado a todos los Altos Cargos de empresas y entidades, incluso accionistas, para proteger su patrimonio personal de reclamaciones de terceros, u otras relacionadas con su gestión profesional como directivos. Y ello, sea cual sea la forma societaria que adopte la entidad para la que presten sus servicios profesionales.

Así, pues, la tipología de entidades asegurables comprende:

  • Sociedades Anónimas
  • Soc. Responsabilidad Limitada
  • Sociedades Cooperativas
  • Instituciones Financieras
  • Fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro

En definitiva, ¿quién puede reclamar a los consejeros y Directivos asegurados, conforme a las estipulaciones de la Ley y, en base a ello, entrarán en juego las coberturas de la póliza?:

  • Los accionistas
  • Los acreedores (proveedores, bancos…)
  • Las autoridades públicas (estatales, autonómicas o locales)
  • Los empleados
  • Otros terceros (empresas de la competencia, clientes…).

¿Qué cubre el seguro de R.C. D&O?

Concretando el ámbito de protección al que se ha aludido anteriormente, el seguro garantiza:

  • Perjuicios económicos que haya sufrido la sociedad debido a la gestión empresarial, incluso si la reclamación procede de acciones de proveedores o clientes de la empresa.
  • Gastos de representación jurídica y fianzas judiciales, y de emisión de dictámenes de expertos independientes o de informes de auditoría.

Así pues, se garantizan las consecuencias económicas derivadas de un Acto Incorrecto cometido durante el ejercicio de la labor profesional de consejero, Administrador u otro Alto Cargo de la compañía tomadora del seguro, con las siguientes prestaciones:

  • Las indemnizaciones por los perjuicios económicos causados a terceros.
  • La Defensa jurídica ante la reclamación y los gastos que se deriven de la misma, así como el depósito de las fianzas que pueden ser requeridas.
  • El reembolso a la sociedad tomadora del seguro de las cantidades que haya debido anticipar por los conceptos anteriores.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que el tomador de la póliza es la propia Sociedad para la que desempeñan sus cargos los Administradores Asegurados.

La cobertura se establece, genéricamente, de manera conjunta para todos los consejeros y Altos Cargos solicitados.

Se puede la opción de contratar pólizas individuales o parciales, por cuanto la responsabilidad es solidaria entre todas las personas de la entidad que ostentan cargos de alta dirección.

Es por ello, que desde CK SEGUR, aconsejamos la contratación de este tipo seguro, a todos aquellos Administradores, consejeros y Directivos de empresas de cualquier tamaño; que en la situación actual de crisis económica quieran proteger su patrimonio, ante una eventual reclamación por el ejercicio de su labor profesional.

¿Cuánto cuesta un seguro de D&O?

El precio del seguro va en función de la actividad de la empresa y la facturación. Algunos factores que pueden variar el precio son: solicitar cobertura en USA y Canadá, que sea una empresa de nueva creación, que su actividad esté considerada como agravada, como, por ejemplo: promoción y construcción de inmuebles, empresas informáticas o de telecomunicaciones, instituciones o asesorías financieras, farmacéuticas, sanitarias o de biotecnología, juego y apuestas, etc.

En estos casos se requiere un estudio personalizado pincha aquí, cumplimenta el formulario y un asesor contactará contigo y te enviará la mejor comparativa según tus necesidades.

Quien no lo haya probado, no sabe lo difícil que es hoy en día administrar una empresa: obligaciones legales por doquier, gestión de personas, de recursos económicos, de mercados, de productos. y, por supuesto, vender lo que se produce.

El error, puede estar a la vuelta de la esquina, comprometiendo el patrimonio personal del administrador o directivo de la compañía.

Nuestra misión es que, aunque surja el error, dicho patrimonio personal no se vea afectado.

Si deseas compartir nuestras noticias en redes sociales, tienes una barrera lateral redonda de color azul y podrás elegir tu red social habitual. Síguenos